El blog que reivindica un estilo de vida basado en el buen gusto. Decoración, moda, cine, arte, fotografía... las artes visuales se dan la mano aquí.

lunes, 11 de mayo de 2015

Bienvenidos a mi casa

Dicen que en casa del herrero cuchara de palo y la verdad es que este refrán nunca falla, al menos según mi experiencia. Llevo más de 7 años viviendo fuera del hogar familiar (el de mis padres) y en estos 7 años me he mudado cinco veces. Mi novio y yo hemos vivido en todo tipo de pisos (piso antiguo en el centro, buhardilla, ático enano con terraza enorme...) y en ninguna de estas viviendas nos hemos tomado la decoración en serio. Me paso la vida buscando los mejores muebles, textiles y objetos para mis clientes y luego en mi casa no le prestaba la atención necesaria. Si seguís mi blog, siempre estoy dando consejos de cómo tener una casa ideal sin complicarse la vida y soy muy pesada insistiendo en que si no vives en una casa que te gusta, no eres feliz.

Precisamente esto último puedo asegurarlo al 100% porque mi experiencia me lo demuestra. Quizás por eso nos hemos mudado tantas veces y esta última vez (a finales de 2014) nos prometimos que o me tomaba la decoración en serio o nos quedábamos en la mini casa anterior. Así que en cuanto encontramos este apartamento me lo tomé como un proyecto de interiorismo propio, en el que mis clientes seríamos mi novio y yo. No hay nada más difícil que ser tu propio cliente. Pero al final hemos conseguido la casa que ahora mismo necesitamos, que muestra nuestra personalidad y que funciona según nuestras necesidades actuales. Mi novio que es muy abierto de mente y también ama la decoración, me dio carta blanca, su única condición fue que la casa diese sensación de ordenada y que no me volviese loca llenándola de cosas (mi gran defecto, el síndrome de diógenes). Creo que lo he cumplido, de hecho sólo hay un rincón en el que concentré lo máximo posible todo aquello que me inspira (a los dos, no soy tan egoísta) para poder vivir en un ambiente creativo y que me ayude a trabajar mejor, porque yo no puedo trabajar en espacios que no me motiven visualmente.

El rincón más inspirador de nuestro hogar. Los flamencos pequeños de maceta, los compré en Florida hace unos años. Los flamencos de jardín, los compré en Amsterdam en el año 2000 y me acompañan donde vaya, el colgador de macramé rosa, es de Ranran Design normalmente coloco una piña natural en vez de una planta pero ese día no tenía piña. El cuadro grande de Ghost World me lo hizo mi mejor amiga hace unos años y el resto de libros y objetos los hemos ido acumulando a lo largo de la vida.


Pero pasemos a lo interesante, a explicaros más o menos el proceso creativo que me llevó a este resultado decorativo.


Se trata de un piso pequeño y de alquiler, por lo tanto a la hora de buscarlo, lo que más me preocupaban eran los materiales, ya que iban a influir mucho en la decoración de la casa y al ser de alquiler, no podíamos cambiarlos, por eso cuando descubrimos esta casa y su suelo en mármol, me enamoró a primera vista. Primero porque el mármol me encanta, es un material natural y resistente y estéticamente es bastante neutro y a la vez tiene un toque noventero que me vuelve loca. Me encantan los suelos de madera, pero en la idea estética que teníamos, el mármol era perfecto. Partiendo de esta base, súper importante para la decoración, empezamos a pensar la distribución del mobiliario.

El salón es amplio y tiene forma rectangular, además la cocina aunque es independiente, tiene una ventana - pasaplatos que da al salón, por lo tanto, estaba claro que la mesa de comedor estaría delante de esa ventana y la zona de estar, al fondo, al lado de la ventana que da a la calle. Otra cosa que nos enamoró de esta casa es lo luminosa que es, toda exterior y con orientación sur, tenemos luz natural durante todo el día y yo, que trabajo en casa, necesito como agua de mayo esa luz.

Mesa en madera maciza con detalle menta en las patas, sillas de Eames en colores pastel.


Está claro que esta vivienda se trata de una vivienda - estudio, es decir, teníamos que concebirla como mi espacio de trabajo, por eso insistí tanto en que necesitaba un rincón inspirador y ese es el de la librería en madera natural que hay nada más entrar al salón, porque esa mesa, a parte de mesa de comedor también es mesa de trabajo y de reuniones.

Elegir la librería nos costó bastante, no encontrábamos una que nos encantase y que no fuese carísima, de hecho es que la intención era que la librería fuese lo más sencilla posible porque lo que iba a a dar color y personalidad sería precisamente el contenido de la misma. Así que nos decidimos por la librería más sencilla de Ikea en madera natural sin barnizar, así conseguíamos un gran contraste entre la frialdad del mármol y la calidez de la madera tal cual.

La siguiente dificultad fue encontrar la mesa de comedor. Yo tenía clarísimo que quería las sillas de Eames, me da igual que estén vistas, estas sillas son mi diseño favorito desde que las descubrí hace muchos años, de hecho los Eames ocupan un lugar muy importante en mi corazón y mi condición como mi propia clienta que era, fue que tenía que ponerlas en el proyecto. Respecto a los colores, no lo tuve nada difícil, iba a utilizar mi combinación favorita de colores pastel. me ha preguntado mucha gente que de dónde son las sillas y tan sólo os puedo decir que encontrar este modelo es muy fácil, hay muchas tiendas que las distribuyen y venden en España pero justamente los tres colores que yo quería no los encontraba tan fácilmente en una misma tienda para poder unificar los gastos de envío y no gastar un dineral sin necesidad, así que opté por buscar en Amazon hasta que di con ellas. Os animo a no tener miedo de comprar por internet, hoy en día las fotografías son bastante fieles a la realidad y los colores eran idénticos a como los vi en la web. Pero centrémonos en la mesa de comedor que es mi pieza favorita de la casa, la joya de la corona.

Zona de comedor y estudio y detalles de mis objetos favoritos acumulados a lo largo de toda mi vida

Queríamos mesa redonda porque ocupa menos y da una sensación más desenfadada y no tan rígida como una mesa rectangular o cuadrada. Además, sólo somos dos personas las que vivimos en esta casa y aunque recibimos visitas y a veces podemos organizar una cena o comida, no es lo más habitual. A veces amueblamos nuestras casas en función de los "por si acaso" y no nos damos cuenta de que el día a día es lo que nos debe condicionar. Colocar una mesa de comedor gigante por si acaso viene un día a comer tu enorme familia, a mi personalmente me parece un disparate, sobre todo si vives en un piso de dimensiones normales y no en una casa grande, así que decidimos optar por colocar tres sillas, ni dos ni cuatro, si no tres y una mesa de diámetro 90cm era perfecta para 3 comensales o cuatro en el caso de que queramos poner una silla extra si un día viene alguien. 

Encontrar la mesa perfecta me costó muchísimo, hasta que un día me acordé de una tienda que en su momento me maravilló, Ventura y lo vi clarísimo, quería que mi mesa me la hicieran ellos. Acerté de pleno. Lo bueno de esta web es que compras directamente al artesano con lo cual evitas intermediarios y costes añadidos, además aunque en la web aparecen diseños ya hechos, te pueden cambiar el tamaño según lo que necesites. Así lo hice yo, le pasé las medidas que quería y en unas semanas tenía la mesa de mis sueños y que no encontraba en ningún sitio, a un precio muy muy razonable. Madera maciza, acabado perfecto, diseño impecable. Me gusta tanto ¡que me duele usarla! El detalle de las patas pintadas en menta ya venía y es el mismo color que una de las sillas. Esa mesa no podía estar en un lugar mejor. He dudado mucho si contaros el secreto de Ventura pero se han portado tan bien, que se merecen que todo el mundo conozca la tienda.



La zona de estar es quizás la zona más sobria, por decirlo de alguna manera, de la casa. Aunque combina genial con el resto de elementos, quisimos crear un espacio más elegante para que nuestra casa, a pesar de tener un estilo desenfadado (porque así somos nosotros) tenga un toque más glamuroso. Este sofá también fue un flechazo, es de El Corte Inglés y su diseño retro, que nos recuerda a los 50 americanos, nos ayudaba a dar ese glamour que necesitábamos. El color mostaza no desentona en absoluto con los detalles pastel de toda la casa, y mis cojines "Memphis" en rosa, están aportando el toque ecléctico y quitan seriedad al sofá. La bandera de cactus la diseñé mucho antes de vivir en esta casa, pero al tener el sofá con los cojines y esa pared vacía, lo tuve clarísimo, la bandera era perfecta, tiene detalles en rosa y amarillo que combinan a la perfección con el conjunto y de paso estoy metiendo el verde, así tenemos en esta zona justamente los tres colores de las sillas de comedor. Estas clases de estilismo que os estoy dando, parecen obvias pero no siempre nos damos cuenta y nos es complicado conseguir armonía en un espacio, porque combinar objetos es todo un arte.

El resto de elementos de este rincón son todo antigüedades que ya teníamos, el espejo dorado, los cuadros (uno de ellos es un punto de cruz que hizo mi abuela en 1938), la mesa auxiliar de los 50, etc...Como veis combinar detalles antiguos de diferentes épocas con otros súper modernos, como son mis cojines o tapiz de cactus, no es ninguna locura, de hecho ayuda a conseguir espacios eclécticos que no pasan de moda.


Tengo que confesar que las televisiones, estéticamente, me horrorizan y esta es la primera tv que tenemos desde que vivimos juntos, y fue muy difícil para mi aceptarla. El caso es que este espacio (en frente del sofá amarillo) quise que fuese lo más minimalista posible, tranquilo y sin mucha decoración. No quiero ni colgar los cuadros en la pared porque pienso que así nos queda un ambiente más relajado y quitamos protagonismo a la televisión. El mueble de tv también es de Ikea y buscamos el más sencillo posible pero con espacio de almacenaje para esconder dentro toda la tecnología (nos encanta la música, el cine y los videojuegos). En cuanto a la decoración, los cuadros son mis cuadros favoritos de toda la casa. El de San Francisco es un cuadro de los 90 que compré en el anticuario "Hereda2" en el barrio de las Letras y que también fue amor a primera vista y el otro es una reproducción de uno de mis cuadros favoritos de David Hockney. La lámpara de techo también es una de nuestras joyas, es una lámpara auténtica de los 60 en cristal y que heredamos hace unos años, a mi me fascina.


Aquí podemos ver, la tercera joya de mi casa (a parte de mis perros que son lo más bonito que tengo), y es la silla de bambú que encontró mi madre en la basura hace una década, estaba impoluta y en perfecto estado y no dudó ni un segundo en cogerla, yo, evidentemente, al irme de casa de mis padres, les pedí por favor que me la regalasen, para mi es un tesoro y me creo que tengo una silla original de Jonathan Adler, la silla era del color del bambú y un día decidí pintarla con el "Azul Hawaii" de Valentine y no puede gustarme más.

La cocina, como es un piso alquilado, pues la tenemos tal cual, con los muebles que ya traía pero me gusta porque son muebles sencillos y las paredes no tienen azulejos feos, son lisas y en blanco, el suelo, que no se ve en la foto, es el mismo mármol que el resto de la vivienda. Para darle el toque de color tenemos paños, bandejas y utensilios elegidos con mimo que destacan sobre toda esa base en blancos.





El dormitorio quisimos que fuese un remanso de paz y tranquilidad pero sin privarnos del color. Tenemos aquí prácticamente los mismos colores que en el salón pero en detalles más pequeños y todo en un ambiente muy claro y luminoso. 

El cabecero es el centro de atención, es un cabecero metálico pintado en turquesa, lo compré a La Factoría Plástica porque es el tipo de cabecero que siempre tuve en mente y ¡ ellos lo tenían en la tienda! el color no podía ser más perfecto. El cojín rectangular también marca la decoración del dormitorio. Palmeras y detalle flúor, significa PERFECCIÓN y no tengo más que añadir , lo encontré en Etsy un día cualquiera que ni siquiera estaba buscándolo, él vino a mi. Las mesillas, todo el mundo se habrá dado cuenta de que son los típicos taburetes de Ikea, sólo que los pinté en mi color favorito del mundo, rosa un pelín asalmonado. La lámpara flexo es de Vintage and Chic y la tengo desde hace unos cuantos años. Los cuadros, uno es un bordado de mi madre de cuando tenía 10 años y el otro es una lámina de Mark Ryden.



El dormitorio también es rectangular, como el salón y tiene una ventana grande que da a la calle, así que decidimos colocar ahí un escritorio estrecho para crear una mini zona de trabajo y colocar ahí el ordenador grande. También sirve de tocador. En la esquina otro modelo de silla de Eames con un cojín también diseño mío. Los cuadros que hay en el escritorio son unas láminas que hice hace unos años, no son mis mejores láminas pero me recuerdan que ellas fueron las primeras que hice y con las que nació mi tienda online. Aprovecho para contar, que hasta el 1 de junio están expuestas en la tienda Kling de C/ Ballesta 6, un serie de láminas diseñadas por mi y que puedes ir a ver en horario de tienda, están los dibujos originales de esas dos que hay en mi tocador junto a otros diseños más (también disponibles en mi tienda online pero sólo las reproducciones ).

Me encantaría que este post, aunque sea largo, sirva de inspiración o anime a alguien a mejorar o a tener un hogar más agradable, también espero que demuestre que la decoración de una vivienda debe mostrar la personalidad de quien vive ahí, transmitir tus gustos o tus aficiones, porque en un espacio que cumple estas características, te sentirás muy bien emocionalmente, te inspiras y en definitiva, estás feliz. Te lo digo por experiencia. Y si no te apetece investigar, buscar los mejores proveedores, combinar colores y demás, ¡para eso estamos los decoradores!

Finalizo agradeciendo a Isabel Escauriaza por las preciosas fotos que hizo de mi hogar, ha sabido transmitir la esencia del mismo, sin artificios, me encantó cuando me dijo que ella lo que quería era fotografiar la realidad, el piso tal cual lo tenemos para vivir día a día, sin estilismos creados sólo para las fotografías, ni mentir al respecto. Esta es la casa que vivimos a diario, ¡salen hasta mis perros!

¡Que viva la decoración real!



martes, 28 de abril de 2015

Tropicalismo

Los que me siguen y conocen, saben de sobra lo que me gusta el verano, no sé muy bien porqué pero así es. Cualquier cosa relacionada con el calor y el buen tiempo me gusta, amo las palmeras, amo el mar, amo los flamencos rosas, amo Hawaii, amo Miami, amo el Mediterráneo, amo tomar el sol...puede que en otra vida haya vivido en un país tropical, ni idea.

El caso es que como amante del verano y de la decoración, está claro que una decoración playera, tropical o de aires veraniegos es una decoración que me encanta, así que siempre he intentado darle un punto cálido a todos mis proyectos, ahora se acerca esta preciosa estación y como no, empezamos a ver interiores y exteriores veraniegos, además una de las tendencias de la temporada son los estampados de aire tropical. No es por ir de guay pero esto yo ya lo anunciaba el verano pasado, es más, ya diseñé unas banderas con palmeras y cactus hace un año y es que estaba claro que algo tan inspirador como esto tenía que ponerse de moda.

Hoy quiero compartir algunas fotografías de espacios con estampado tropical para que os inspiréis a la hora de decorar vuestras casas este verano:







                                                 Fuente: http://www.sfgirlbybay.com/
















Y para finalizar un adelanto de uno de mis últimos proyectos, del que hablaré próximamente por aquí, con fotografía de Isabel Escauriaza



¿A qué esperáis para introducir el verano en vuestros hogares? 

lunes, 20 de abril de 2015

Los tiempos han cambiado, decora con cabeza

Estamos en pleno siglo XXI y nuestros hábitos han cambiado, nuestro estilo de vida y nuestras prioridades. Tenemos nuevos problemas, la tecnología se supone que nos ha facilitado la vida, comemos diferente y la figura de la familia tiene millones de formas. Si todo es tan diferente desde hace unos 10 años a esta parte, ¿por qué vamos a seguir viviendo en el mismo tipo de casas? ¿por qué seguir decorando igual?





Nuestros padres, hace 30 años, se casaban y tenían un hogar que se supone sería para toda la vida o para muchos años, eran casas con muebles caros y en teoría de buena calidad, los textiles aguantaban también muchos años y los objetos decorativos te los regalaban en la boda.

Esta semana cumplo 35 años y mi vida no se parece en absoluto a la de mis padres con mi edad, no estoy casada pero vivo con mi novio, no tengo hijos, en su lugar tengo dos perros, vivo de alquiler (en 6 años hemos vivido en 5 casas distintas), me encanta Madrid pero si me proponen irme mañana mismo fuera de Madrid o de España no me importa en absoluto, voy andando a cualquier parte, este año es el primer año que tenemos televisión después de 6 años, y así muchas cosas que en absoluto se parecen a la vida que llevasen mis padres o la media de la población española de hace no tantos años. Y no sólo es que no se parezca a la de mis padres, es que probablemente no se parezca tampoco a la tuya que estás leyendo esto ahora mismo, hoy en día cada persona va eligiendo la vida según sus circunstancias y, por suerte, no nos dejamos llevar tanto por la corriente y lo que se supone se espera de nosotros. Por eso nuestros hogares tienen que estar adaptados a nuestra vida y no al revés.





Cuando decidí ser decoradora lo que más me preocupaba era que yo quería decorar para esas personas que de verdad quisieran vivir su casa, no para alguien que tan sólo quiere presumir, decir que se ha gastado mucho dinero en tal o cual cosa y lucir un hogar. Gracias a Dios la mentalidad de las personas va por ese camino y justo estoy viviendo el momento profesional donde yo quería, muchos clientes me llaman con miedo en plan "necesito un decorador que me ayude con mi casa pero no sé si es una exageración contratar a alguien" o "amo la decoración pero no tengo tanto dinero como para tener la casa de mis sueños". NO!!!! La casa de tus sueños no tiene que ser una casa cara, evidentemente si quieres renovar tu hogar vas a tener que gastar dinero, hacer una pequeña inversión pero tener la casa de tus sueños no consiste en tener una casa de lujo, es tener la casa que se adapte a tu vida diaria, donde vivas cómodo y feliz. Para eso estamos los decoradores, para ayudarte a conseguir eso y encima sin derrochar. No pasa nada porque pongas un mueble de Ikea de 20€ y al lado una alfombra de lana pura 100% , si tú quieres esa alfombra porque es la alfombra que menos se ensucia y que es la que te aportará esas tardes de relax al llegar del trabajo, pues te la compras y ahorras por otro lado en cosas que consideres superfluas, la cuestión es gastar donde te apetezca y donde puedas, sin complejos. 
Hoy quiero daros unas pequeñas ideas para conseguir casas bonitas y únicas sin tener que derrochar ni volverte loco o gastando donde más te apetezca y punto. Fuera complejos, fuera ataduras, vive la casa que quieres vivir. 

1. Pinta las puertas de tu casa en lugar de cambiarlas por unas nuevas.
Si tus puertas están bien pero te parecen feas o sosas, para qué vas a gastarte un dineral si por mucho menos de la mitad las puedes renovar pintándolas del color que te apetezca, con lo que te ahorras puedes comprarte esa alfombra de tus sueños. La alfombra te la puedes llevar cuando te mudes de casa, ¡las puertas no!





2. Tienes un rincón o entrada aburrido, no sabes qué hacer para darle un toque original, no encuentras muebles que te gusten o son todos carísimos. Volvemos al recurso de la pintura. Coge uno que tengas viejo o el típico mueble de casa de tu abuela que está a punto de tirarlo y pintalo de tu color favorito. Existen tantas pinturas y materiales en el mercado hoy en día que pintar sobre cualquier forma es facilísimo, yo misma soy una manazas con estas cosas y lo he hecho ya varias veces. El resultado es increíble y te puedes gastar como mucho 20€.




3. Tu dormitorio es aburrido y no te inspira, quieres un cabecero bonito pero tampoco quieres gastar ahora mismo en eso, prefieres por ejemplo comprar un buen colchón de látex. Recurre a las "wall flags" la tendencia estrella del momento, telas de gran tamaño con una impresión o diseño sobre ella. Busca la que más se adapte a tu gusto o colores o da un toque boho a tu habitación favorita de la casa.




Yo misma te lo pongo fácil con mis diseños de "wall flags" que puedes adquirir en mi tienda online, hay tres modelos y ya me quedan poquísimos de cada porque la fiebre de las banderas está ya aquí, adelántate a las modas ya. Puedes tener un cabecero de cama original y precioso por menos de 50€.




4. Ya no sabes qué hacer con esa pared blanca donde tampoco te apetece colgar cuadros. Busca un papel impactante y plántalo. Si se trata de una sola pared sale baratísimo porque seguramente con un sólo rollo tengas suficiente, hay papeles preciosos por 50-70€ el rollo. Lo único es que si te mudas el papel se queda ahí pero también existen papeles de quita y pon reutilizables.




5. Tu dormitorio es enano y te agobias. Lo primreo que hay que pensar es cuánto tiempo pasas despierto en él porque muchas veces pensamos que las habitaciones cuanto más grandes mejor y hay algunas que no tienen por qué ser tan grandes, eso sí, debemos buscar cómo hacerlas agradables. He encontrado esta foto que me parece una genialidad. Es un dormitorio pequeño, casi ni caben mesillas (de hecho no caben, tiene dos taburetes o mesas auxiliares) pero está tan bien resuelto que impacta mucho más que un dormitorio gigante. Han elegido el color blanco impoluto y detrás de cada mesa dos espejos de suelo a techo, haciendo de cabecero la pared de ladrillo que supongo que ya estaba en la vivienda. Sólo se ha puesto una lámpara a un lado, colgada de un soporte (evitamos así la isntalación de punto de luz en techo o pared) ocupando poquísimo y encima tenemos espacio para colocar algunos objetos decorativos como un cuadrito o un jarrón con flores!




Si es que la vida es mucho más fácil de lo que creemos, a veces nos complicamos con cosas que no son tan importantes, si sigues mi consejo vivirás la casa que te gusta, gastarás menos y te sobrará tiempo y ganas para irte de viaje y disfrutar de la vida! Además no hay más agradable que volver de un maravilloso viaje y entrar en tu hogar, olerlo y vivirlo de nuevo!

También te puede gustar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...